Raquel Pérez Mena

De Petros Walhalla a Marabú: las múltiples identidades de Nicos Cavadías en su vida y su obra

Περίληψη

Una de las características fundamentales de la obra de Nicos Cavadías es la compleja urdimbre entre realidad y ficción, en la que se mueven personajes que a menudo no son sino transposición del propio autor. El que fuera conocido como Marabú sentía desde pequeño una pasión por vivir otras vidas dentro de la suya y por hacer ficción de cada episodio de su existencia, tan grande como su locura por el mar. Al mismo tiempo, los temas y situaciones tratados en sus escritos, tanto en prosa como en verso, enmascaran y despliegan sucesos y personas reales, con tal profusión imaginativa que a menudo es imposible deslindar los campos de la realidad y la ficción. Muestra de este gusto suyo por jugar con su identidad son los diversos pseudónimos que utilizó para firmar su obra, pero también los muchos apelativos con los que era conocido entre sus familiares y amigos. Por otra parte, la imagen de seriedad que puede trasmitir su poesía y algunos retratos conservados se desmorona ante los testimonios de quienes lo conocieron, reveladores de una compleja personalidad llena de humor, que aflora en muchas escenas hilarantes y a menudo disparatadas de La Guardia. Nuestra comunicación, pues, intentará analizar cuáles eran esas sus identidades y rastrear aquellos personajes y circunstancias que disfrazan al autor; y a la inversa, qué episodios o personas reales pueden ocultarse en su obra; dónde está el propio Cavadías, aceptando de alguna manera su invitación a participar en el juego de su literatura, pero sin ignorar que hemos de perder la partida, pues “Πού αρχινάει ο μύθος; Πού φτάνει την αλήθεια;” Partiremos de Kolia, como era conocido en su casa, para analizar a otros actores de su propia vida, como Petros Walhalla, su primer pseudónimo literario, con el que firmó sus publicaciones de juventud, o A. Tapinós, en esta misma línea, pero también a Nicos, el telegrafista de La Guardia, su alter ego en tantos aspectos, o Marabú, nombre de su poemario iniciático que quedaría ligado a él para siempre; e intentaremos ver las razones últimas que le llevaron a elegir a estos personajes. Veremos también algunos personajes literarios que pueden contener grandes dosis de su realidad personal, sin que podamos, con todo, discernir en qué porcentaje, como el protagonista del relato De la guerra, o A mi caballo, enfermeros en la guerra de Albania; el marino de Li, nacido en China y telegrafista también; el que añora a Smaró o al niño que soñaba con surcar los mares, narradores de sus poemas; el antes citado Nicos de su única novela, en realidad plasmación literaria de su universo vital y creativo. Nos detendremos en detalles de su obra que constituyen un trasvase de su realidad, como el gusto por los tatuajes, las difíciles situaciones a bordo, los largos viajes trasatlánticos, las ciudades portuarias y su mundo, o incluso el último amor, no correspondido, que inunda su última colección poética. A través de otros testimonios y anécdotas de su vida trataremos de perfilar los límites de su identidad personal y la del literato, así como los de sus distintas manifestaciones.

Η ανακοίνωση (PDF)